© Todos los derechos reservados
Mapa Web  |   Inicio    |   Contacto
Evaluación del Lenguaje en Jardines Infantiles JUNJI e INTEGRA de la Comuna de Peñalolén


Introducción.

               En nuestro sistema educativo existe una gran diversidad de establecimientos educacionales destinados a desarrollar, potenciar y estimular las habilidades del lenguaje y aprendizaje de nuestra población infantil. Dentro de estos establecimientos educacionales encontramos los Jardines Infantiles que, independiente del currículo que utilicen, tienen como objetivos finales el desarrollo integral de los menores.

               Sin embargo, los menores que asisten a estos establecimientos pueden presentar problemas en su desarrollo, tanto físicos como cognitivos, que limitan sus posibilidades de integración en el sistema escolar regular y que no han sido pesquisados a tiempo y por lo tanto no han sido derivados a los especialistas e instituciones correspondientes. Lo anterior puede verse multiplicado si los menores pertenecen a condiciones sociales de riesgo, tales como extrema pobreza, abandono, disfunción familiar, etc.

               En el plano cognitivo, es frecuente encontrar menores con problemas en las habilidades del lenguaje que han sido detectados en forma tardía y a los cuales se les ha agregado un problema de aprendizaje. Muchos de estos niños constituyen la población de algunos colegios especiales de lenguaje.

Marco Conceptual.

Problemas de Lenguaje y Aprendizaje.

               El Trastorno de Lenguaje o Trastorno Específico de Lenguaje (TEL) se caracteriza por presentar deficiencias, desviaciones o retrasos en los componentes del lenguaje, tales como: fonética,  fonología, morfosintaxis, semántica y pragmática. Estos componentes interactúan influenciándose unos a otros. Es así, por ejemplo, que las dificultades fonológicas conllevan errores sintácticos, disminución del nivel de vocabulario y problemas pragmáticos (inteligibilidad).

               Es importante señalar que alrededor del 40% de los niños que presentan trastornos de lenguaje continúan teniendo problemas más allá de los 5 años y medio (Bishop y Edmunson, 1987). Además, entre un 40 y un 100% de estos niños manifiestan dificultades lingüísticas en la adolescencia y entre un 50 y un 75% experimentan fracasos académicos (Aram y Hall, 1989).

               También se ha encontrado que niños que han presentado trastornos calificados como leves en su lenguaje, han evidenciado problemas graves de aprendizaje de la lectoescritura (Tallal, 1988; Conti-Ramsden, Dolan y Grove, 1992)
       
               Como exposición práctica presentamos las dificultades más frecuentes en los módulos lingüísticos mencionados y sus posibles dificultades con habilidades de aprendizaje.


Fonética.

               Uno de los problemas más frecuentes es la llamada Dislalia en la que el menor es incapaz de pronunciar algunas letras, tales como la "R", la "S", etc. Si bien la existencia de dificultades en el habla no implica problemas de aprendizaje estudios extranjeros han encontrado que el 46% de los niños con serias dificultades de lectoescritura son dislálicos más allá de los 6 años. Esto se puede deber a que los trastornos de habla van frecuentemente acompañados con trastornos de lenguaje.

Fonología.

               En este nivel se presentan dificultades en los procesos de Integración Auditiva, Almacenamiento Fonológico y Conciencia Fonológica. Todos estos procesos son esenciales para un normal desarrollo fonológico e indispensable, en el caso del último proceso, para el aprendizaje de la lectoescritura. Las actuales investigaciones han llegado a establecer que existe una estrecha relación entre las habilidades de conciencia fonológica y la adquisición de la lectura.

               Los niños que presentan TEL, especialmente los que presentan trastornos a nivel fonológico, tiene un alto riesgo de presentar trastornos de lectura. Estos menores no poseen los prerrequisitos necesarios para enfrentarse a la adquisición de la lectoescritura y durante su escolaridad siguen manteniendo niveles deficitarios de conciencia fonológica.

Semántica.

               A nivel semántico se presentan problemas de comprensión de unidades léxicas, vocabulario disminuido y dificultades para aprender nuevas palabras. El nivel semántico se ve influenciado poderosamente por el componente fonológico especialmente a nivel de la representación fonológica.

               El conocimiento del vocabulario es indispensable en el proceso de lectura y tiene una relación bidireccional. Es decir, el vocabulario impulsa la adquisición de la lectura y ésta impulsa la adquisición de vocabulario (Beck, Perfetti y Mckeown, 1982).

               También es importante señalar, que para poder aprender a asociar una palabra hablada con una escrita, los niños deben tener una adecuada percepción del significado de esa palabra (Biemiller, 1970; Ehri, 1992; Vellutino, Scanlon y Tanzman, 1990; Vellutino, Scanlon, DeSetto y Pruzek, 1981; Weber, 1970).

Morfosintáctico.

               En este nivel, los niños con trastornos de lenguaje pueden presentar problemas con la estructuración sintáctica en cuanto a selección y combinación de elementos gramaticales, con la utilización de nexos o categorías gramaticales menores, con tiempos y formas verbales, con pronombres, preposiciones, etc. en diversos grados y variaciones.

               A nivel de lectoescritura, el componente morfosintáctico del lenguaje facilita la identificación de las palabras escritas, ayudando a comprender las oraciones y a utilizar el contexto oracional. También colabora con la función de asignar el papel que desempeña una palabra en las distintas oraciones.

Pragmático.

               A medida que los niños se desarrollan e interactúan  con sus pares, se van dando cuenta de sus habilidades comunicativas y empiezan a percibir sus debilidades cuando las hay. En la edad escolar, sus problemas para comunicarse comienzan a generar dificultades para acceder a nuevos aprendizajes (Byers y Edwards, 1989).

               Los niños que presentan dificultades en su lenguaje tienden a evitar las interacciones comunicativas debido a su limitado desarrollo lingüístico (Rice, 1995). Además presentan problemas de socialización fuera del contexto familiar (Paul, Looney y Dahm, 1991).

               Dado los antecedentes ya expuestos sería interesante determinar que porcentaje de menores, especialmente con riesgo social, que asisten a jardines infantiles, presentan problemas en su lenguaje y que podrían derivar, a la luz de las actuales investigaciones, a problemas de aprendizaje, y específicamente a problemas en lectoescritura.
               
MATERIAL Y MÉTODO.

               Para recopilar los antecedentes del lenguaje se utilizaron dos de las pruebas exigidas por el decreto 1300, que rige a las escuelas de lenguaje y a los establecimientos educacionales con proyecto de integración; TEPROSIF y TECAL.

Descripción de las pruebas de evaluación.

TEST DE EVALUACIÓN DE PROCESOS DE SIMPLIFICACIÓN FONOLÓGICA (TEPROSIF).

Objetivos: El TEPROSIF tiene como objetivo evaluar los procesos de simplificación fonológica que producen los niños.
Autores: Maggiolo, M., Pavéz, M.M.
Año: 1989 - 1990
Descripción: Está formado por 36 ítems constituidos por una palabra cada uno, que posibilitan la producción de procesos de simplificación fonológica y 36 láminas.
Rango de aplicación: Tiene un rango de aplicación que va desde los 3 a los 5 años 11 meses de edad, aunque su tabla de proyección permite evaluar la presencia de procesos desde los 18 meses de edad.
Antecedentes generales: El TEPROSIF fue desarrollado en la Escuela de Fonoaudiología de la Universidad de Chile y está basado en la teoría de la fonología natural y en autores como Stampe,1969 e Ingram, 1983.


TEST DE COMPRENSIÓN AUDITIVA DEL LENGUAJE (TECAL).

Objetivos: El TECAL tiene como objetivo evaluar la comprensión del lenguaje.
Autores: Carrow Elizabeth
Año: 1973 - 1976 (7º edición).
Descripción: El TECAL está constituido por un manual de aplicación y un set de 101 láminas divididas en las categorías de Vocabulario (41), Morfología (48) y Sintaxis (12).
Rango de aplicación: Tiene un rango de aplicación que va desde los 3 años a los 6 años 11 meses de edad.
Antecedentes generales: El test fue creado en el año 1973 por Elizabeth Carrow y su validez inicial se comprobó al constatar diferencias significativas en los diferentes rangos de edad al cual estaba dirigido (niños hablantes de inglés  y México-americanos). La versión en español del TECAL (1976) fue aplicada en Chile (1983, 1985), previa adaptación de sus ítems, a 120 niños de 3.0 a 6.11 años de edad, sin problemas de lenguaje y luego a un grupo de 30 niños con problemas de comprensión ratificando su validez.

               Las normas para la aplicación en Chile consideran el rendimiento promedio y la desviación estándar de los niños sin problemas de lenguaje (120) en cada rango de edad.

Muestra.

               La muestra estuvo constituida por 48 menores, de entre 3 años y 2 meses y 5 años y 6 meses de edad, provenientes de jardines infantiles JUNJI e INTEGRA de la comuna de Peñalolén.


Procedimiento.

               Se aplicaron los test TEPROSIF y TECAL de acuerdo a los manuales de instrucciones para la aplicación de cada prueba. Las evaluaciones fueron realizadas por un Fonoaudiólogo y por Profesores Especialistas en Lenguaje, entrenados en la aplicación de los correspondientes test, durante los meses de noviembre y diciembre de 2004.

               La recolección y análisis de los resultados obtenidos se hizo a través de la hoja de respuesta de cada prueba confrontándolas con sus correspondientes normas.

RESULTADOS.

               A continuación se exponen los resultados a través de los distintos gráficos:

Resultado de la aplicación de la prueba TEPROSIF en una muestra de 48 menores de 3.2 a 5.6 años de edad de Jardines JUNJI e INTEGRA de la comuna de Peñalolén.


               
















El grafico anterior nos muestra que la mayor parte de los menores evaluados presenta un atraso en el desarrollo fonológico no logrando las habilidades lingüísticas necesarias para la edad de desarrollo correspondiente.

Resultado de la aplicación de la prueba TECAL en una muestra de 48 menores de 3.2 a 5.6 años de edad de Jardines JUNJI e INTEGRA de la comuna de Peñalolén



















El grafico nos muestra que solo un poco más de la mitad de los menores evaluados presenta normalidad en los procesos de comprensión del lenguaje.

Rendimiento en la Prueba TECAL por áreas.
















Tal como lo muestra el gráfico anterior, una porción significativa de los menores evaluados presenta un desarrollo adecuado de su vocabulario.















El desarrollo a nivel de morfología se encuentra levemente normal con tendencia al descenso.

















Finalmente el rendimiento en sintaxis se muestra muy por debajo de la normalidad, ya que la mayor parte de los menores presenta un desarrollo descendido o deficitario.

CONCLUSIONES Y COMENTARIOS.

               Ante los resultados encontrados al aplicar las pruebas de evaluación podemos concluir lo siguiente:

  • El desarrollo fonológico de nuestra población infantil, especialmente aquellos con riesgo social, se encuentra desfasado en relación a la edad cronológica de los menores, presentando rendimientos inferiores a los esperados.

  • El desarrollo morfosintáctico (a nivel comprensivo) se muestra muy deficitario en la mayoría de los menores.

  • El desarrollo del vocabulario es uno de los pocos aspectos evaluados que muestra cierta indemnidad en los niños.

  • Posiblemente el currículo de los jardines evaluados estimulen prioritariamente el vocabulario de los menores, quedando marginado el desarrollo fonológico y el sintáctico. Desgraciadamente es el desarrollo fonológico uno de los predictores del éxito en las tareas posteriores en lectoescritura.

  • Hoy en día en la literatura especializada se aboga por implementar programas y terapias de desarrollo fonológico para evitar problemas posteriores en lectoescritura.


BILIOGRAFÍA.

- Acosta, V.M., Moreno, A.M. "Dificultades del Lenguaje en Ambientes Educativos". Del Retraso al Trastorno Específico del Lenguaje. Barcelona. Edit. Masson.1999.

- Aguado, G. "Trastorno Específico del Lenguaje. Retraso de Lenguaje y Disfasia". Málaga. Edit. Aljibe. 1999.

- Bravo, L., Pinto, A. "Batería de Exploración Verbal para Trastornos de Aprendizaje (B.E.V.T.A)". Santiago. Universidad Católica de Chile. 1987.

- Berko, J.; Bernstein, N. "Psicolingüística". Madrid. Edit. Mc Graw Hill. 1999.

- Caplan, D. "Introducción a la Neurolingüística y al Estudio de los Trastornos del Lenguaje". Madrid. Edit. Visor. 1992.

- De Quirós, J. B., Schrager, O. L. "Fundamentos Neuropsicológico en las Discapacidades de Aprendizaje". Buenos Aires. Edit. Médica Panamericana. 1980.

- Maggiolo, M., Pavez, M.M. "Test para Evaluar los Procesos Fonológicos de Simplificación Fonológica TEPROSIF". Santiago. Ediciones Escuela de Fonoaudiología, Facultad de Medicina, Universidad de Chile. Agosto 2000.

- Pavez, M.M. "Test para la Comprensión Auditiva del Lenguaje de E. Carrow". Santiago. Alfabeta Artes Gráficas. Septiembre. 2004.

- Newmeyer, F. "Panorama de la Lingüística Moderna: Teoría Lingüística: Extensiones e Implicaciones". Madrid. Edit. Visor. 1991.

- Quiros y Cols. "Los Grandes Problemas del Lenguaje Infantil". Buenos Aires. edit. Puma. 1966.

Daniel A. Silva T.
Fonoaudiólogo
Univ. de Chile
http://danielsilvat.site40.net